OP Stories

×Categories

Campañas | Artesanía

Oliver Peoples Takumi: un homenaje al legado de la marca y la artesanía japonesa

Lectura de 6 minutos

Tasya Van Ree conversation preview

Play Group 34

Loading

Pause Group 33

El vínculo que une a Oliver Peoples con la artesanía japonesa desde hace décadas alcanza su cenit en la última colección cápsula.

La palabra Takumi significa «artesano» en japonés. Para ser un Takumi hay que dominar las destrezas del oficio tras años de dedicación y una férrea ética de trabajo. Sin embargo, la filosofía de la palabra Takumi está lejos de referirse simplemente a la perfección técnica en el mundo material: es la obligación espiritual y social de ofrecer lo mejor de sí mismo, cualquiera que sea el proyecto. Para obtener este venerado título, un auténtico Takumi sabe que no se puede saltar ningún paso ni pasar por alto ningún detalle. El trabajo debe ser perfecto en su totalidad.

La montura Takumi 1 y el clip en Pewter y Blue, junto con la montura Takumi 3 en Brushed Silver y Ash Blue Wash Photochromic, sobre texturas naturales de bambú y estampados procedentes de Japón.

Fue precisamente esta rara obsesión con la artesanía lo que impulsó a los fundadores de Oliver Peoples a colaborar con fabricantes japoneses desde el principio. La relación entre la empresa y el país se forjó allá en 1987, gracias al fax y a los frecuentes vuelos a Japón. Esta etapa formativa llegaría a influir en la marca y la filosofía de producto de Oliver Peoples en distintas maneras que aún hoy persisten. Japón, su moda, su arquitectura, su cultura y su arte siguen siendo inherentes a la marca Oliver Peoples, y sus socios japoneses continúan siendo fundamentales para ayudar a OP a crear gafas duraderas, meticulosamente fabricadas y con un diseño exquisito. Esta conexión inseparable con la artesanía japonesa desde hace décadas alcanza su cenit en la última colección cápsula de Oliver Peoples, Takumi. Diseñada en Los Ángeles y fabricada en Japón, Takumi es tanto un sofisticado estudio del arte japonés de la producción de gafas como un importante homenaje al legado de Oliver Peoples.

En las lentes Blue del clip Takumi 1 se aprecia un guiño a la larga tradición del índigo en Japón.

Un aire moderno para un diseño vintage: Takumi 2 en Brushed Gold.

Takumi 2 en Antique Gold y Takumi 1 en Pewter con su clip a medida, encajan a la perfección en la decoración original de mediados de siglo de la Casa Walker.

 

 

La colección, que está compuesta por dos estilos de monturas ópticas, unas gafas de sol y un clip desmontable para cristales de sol, ofrece una mirada moderna a los diseños clásicos, con guiños a la artesanía y la estética japonesas de principio a fin. Al crear Takumi, Oliver Peoples consideró que cada superficie era una oportunidad para demostrar la reflexión invertida en el diseño y la excepcional artesanía. Una filigrana personalizada, impresa con ingenio en el titanio, aparece en todos los modelos. Su diseño es una celebración del minimalismo y la arquitectura japonesa. Presenta un patrón multidimensional con rombos y puntos en relieve.
Mientras el ojo aprecia el diseño, la mente se deja llevar a los trabajos de arquitectos como Kengo Kuma y Tadao Ando, maestros contemporáneos que usaban los materiales para crear un efecto espartano y a la vez elaborado. Se podría encontrar incluso un paralelismo con la sorprendente especificidad de artistas como Nobuo Sekine y Lee Ufan, pioneros del movimiento artístico mono-ha de mediados del siglo XX. El espíritu de esta complejidad simple se perpetúa. A lo largo del frente de Takumi 1 se aprecian sutiles detalles en el diseño perforado que continúan en el frente del clip para cristales de sol.

La filigrana personalizada, inspirada en la arquitectura japonesa, se encuentra en el extremo y en la barra superior de Takumi 2 en Antique Gold.

El elegante diseño geométrico de círculos y triángulos procede de un par de gafas realizadas hace treinta años en Japón y descubiertas en el archivo de Oliver Peoples. Por otra parte, las puntas de varillas cilíndricas ponderadas, disponibles en carey y colores sólidos, mejoran la forma y desempeñan una función inestimable e invisible, ya que gracias a ellas las gafas se apoyan más suavemente en el rostro. Se integran de forma imperceptible y elegante en la gafa, niveladas con el titanio que las rodea. Estos pequeños detalles, considerados en conjunto, proporcionan una sensación indescriptible al portador que las luce.
La colección Takumi es una auténtica fusión de la artesanía japonesa con los principios de diseño que forman el núcleo de la marca Oliver Peoples. Tomemos como ejemplo el carey. Cuando Oliver Peoples fue inaugurada, se hizo famosa por lanzar una montura en ocho tonos distintos de carey. Este diseño, así como la ingeniosa forma en que OP lo aplicaba, se convirtió en una especie de tarjeta de visita, haciendo apariciones inolvidables en la cultura pop a lo largo de los años. En las gafas Takumi, como ya se ha mencionado, el carey se puede encontrar en las puntas de varillas ponderadas y además en los soportes nasales de acetato, disponibles en carey claro, oscuro, y otros tonos seleccionados para que combinen a la perfección con las lentes.

La historia del carey en OP reaparece en los soportes nasales de acetato en toda la colección, tal y como se ve aquí en la montura Takumi 1 en Antique Gold.

Las lentes del clip Takumi 1, con sus tonos intensos, añaden una sorprendente versatilidad a la montura óptica Takumi 1.

Dentro de cada pequeño espacio existe un mundo de color: el tono rosado de un atardecer en Kioto, el gris humo del cemento de Tokio. Cada porción de carey está en armonía con la montura y cuenta su propia historia. Para elegir los colores de las monturas en sí, Oliver Peoples se inspiró en el pasado. Las monturas de titanio de Takumi están realizadas en favorecedores tonos cálidos y fríos: Pewter, Brushed Silver, Brushed Gold y Antique Gold. Los acabados envejecidos, como Pewter y Antique Gold, eran mucho menos comunes cuando Oliver Peoples empezó a utilizarlos a finales de los años 80, una época en la que a menudo se dejaba de lado lo sutil para abrir paso a los colores neón.
Hoy en día, los colores Pewter y Antique Gold son iconos sempiternos en el catálogo de Oliver Peoples y siguen siendo los pilares de la colección. Su uso en la serie Takumi supone un guiño a las características especiales que ayudaron a solidificar la reputación de OP como una fuerza innovadora —y elegante— a lo largo de los últimos treinta años. Las lentes personalizadas en colores de inspiración vintage en distintas saturaciones complementan las monturas. Cada elemento —desde los soportes nasales de acetato hasta el frente metálico— ha sido tomado en consideración a la hora de elegir el color y la densidad de la lente correspondiente.

Takumi es tanto un sofisticado estudio del arte japonés de la producción de gafas como un homenaje al propio legado de OP.

Classic Grey y Brown ofrecen un look que no pasa de moda, mientras que el azul intenso de las lentes Blue rinde homenaje al uso del color índigo en Japón, y Persimmon es una alternativa moderna de densidad media. La pasión japonesa por los colores lavados para las lentes fue la inspiración para las gafas de vista Takumi 2, disponibles en tres transparencias ligeramente coloreadas. El toque final de cada lente: el logotipo personalizado Takumi breath logo, otro detalle más para fascinar al portador de las gafas. La colección Takumi, desde las monturas hasta el embalaje personalizado, es la manifestación física de algunos de los más altos ideales arraigados en la artesanía japonesa y en el legado de Oliver Peoples.
Aquí se favorece lo artesanal frente a la producción masiva, y cada elección —sin importar lo insignificante que parezca— responde a una intención. Esta extraordinaria atención al detalle se revela en su totalidad en el pequeño carácter kanji impreso en la parte delantera de la caja de papel de arroz en la que se incluye cada montura. Diseñado por un maestro de la caligrafía japonesa especialmente para la colección, el carácter, que significa takumi, pasó por varias iteraciones. Cada línea, cada curva, cada pincelada de tinta negra: cada diminuto componente del carácter fue repetido hasta alcanzar la perfección. Perfecto en su totalidad, indiscutiblemente completo.

Texto: Jenny Bahn
Video: Yong Kim

Fotos: Rich Stapleton

El vínculo intrínseco de la Casa Walker y California con el diseño japonés

Estilos en este artículo: