OP Stories

×Categories

Campañas | Artesanía

El vínculo intrínseco de la Casa Walker y California con el diseño japonés

Lectura de 6 minutos

OP-1955 with his case

La admiración que sentimos en Oliver Peoples por la habilidad japonesa de transformar lo sencillo en algo sublime es la inspiración para nuestra nueva colección, Oliver Peoples Takumi.

El 13 de junio de 1945, la viuda Della Clinton Walker le escribió una carta a Frank Lloyd Wright con una humilde petición: «Soy propietaria de un cabo de tierra rocosa en Carmel, California, que se abre al océano Pacífico. Es llano y está ubicado al final de una playa de arena blanca. Me gustaría tener protección contra el viento y privacidad frente a la carretera, y una casa que sea tan duradera como las rocas, pero tan transparente y encantadora como las olas, y tan delicada como la orilla del mar. Usted es el único que puede hacer realidad este proyecto, ¿podría ayudarme?». Lo poético de tal propuesta seguramente despertó la curiosidad de Wright de inmediato. El arquitecto estadounidense, que en ese momento ya gozaba de renombre internacional, era conocido por su habilidad para armonizar elementos de la naturaleza con estructuras hechas por el hombre. Tres años después de esta primera carta de Walker, Wright ya había desarrollado el diseño de la casa y en 1951 se completaría la construcción del edificio.

Montura óptica Takumi 1 en Pewter, idónea para la elegante tranquilidad de la Casa Walker.

La Casa Walker (Walker House), como se la conoce hoy, fue el escenario para la sesión fotográfica de la última colección de titanio de Oliver Peoples: Takumi. La colección cápsula fusiona los principios de diseño japoneses con el legado de la marca para crear unas gafas hechas con una alta atención al detalle y una acentuada apreciación por la artesanía. En estas gafas se combinan técnicas modernas con una sensibilidad vintage, lo que las hace indudablemente atemporales.
Se ha tenido en cuenta hasta el más pequeño detalle: desde la delicada filigrana geométrica hasta los extremos ponderados de carey. Cada par de gafas se ha diseñado utilizando los materiales de más alta calidad, y meditando cuidadosamente su aspecto tanto en el contexto del rostro como en la imagen que proyectan ante los demás. El valor que se otorga a la calidad y a la estética, una característica que define a Takumi, se ve reflejado de forma similar en la Casa Walker. Visto desde el lateral, el edificio está emplazado sobre unas grandes rocas con matas de algas pardas.

La inspiración arquitectónica se hace evidente en Takumi, particularmente en la filigrana geométrica a medida, que se puede apreciar aquí en el extremo de Takumi 2 en Antique Gold, junto a los proyectos originales de la Casa Walker y el lápiz de Frank Lloyd Wright.

Un promontorio rocoso, el punto más lejano de la casa, está coronado por una pared de ventanas escalonadas y un techo bajo. Se integra perfectamente en el paisaje local, gracias al empleo de materiales autóctonos por parte de Wright. Las paredes de la roca de Carmel en tonos crema y beige dan la impresión de fundirse con la arena, y el tejado de cobre, en pátina verde claro, parece reflejar la espuma marina. Situada en la intersección entre tierra y agua, la Casa Walker pertenece, de forma casi imposible, a ambos mundos.
La estética que lanzó a la fama a Wright se atribuye, en parte, a su obsesión por el arte japonés —en particular por las xilografías—. Conocidas como ukiyo-e, que significa «pinturas del mundo flotante», estos grabados conmovedores en su simple pero bella verdad, confiaban en que, ante la ausencia de demasiados detalles, fuese el observador quien completase el significado. A través del ukiyo-e, Wright desarrolló una filosofía de arquitectura orgánica basada en lo que él llamaba la japonesa «eliminación de lo insignificante», una especie de credo al estilo de «menos es más» que Wright aplicaría a las estructuras que construyó en todo el mundo.

La renovada apreciación por la artesanía caracteriza tanto la colección Takumi como la obra maestra arquitectónica de Frank Lloyd Wright, la Casa Walker en Carmel, California.

La exclusiva soldadura del puente de Takumi 3 en Pewter y Ash Blue es una demostración del cuidado artesanal por los detalles.

Las monturas de titanio de Takumi crean un look elegantemente minimalista.

 

 

En una mesa de la Casa Walker encontramos otro testimonio de la pasión de Wright por las xilografías: un viejo libro, cuya cubierta es un espacio blanco decorado simplemente con un cuadrado rojo. A pesar de que Wright se aseguró de recalcar que él se inspiraba en el arte japonés y no en su arquitectura, sus estructuras muestran una notable similitud con la arquitectura nipona, en cuanto a su respeto por los materiales naturales, su consideración por el paisaje, su relativa simplicidad y el uso de la escala humana. Los edificios de Wright, al igual que muchos edificios en Japón, fueron diseñados para existir en una comunión espiritual tanto con aquello que los rodeaba como con sus ocupantes. Desde fuera, la Casa Walker tiene un aspecto sencillo y al mismo tiempo imponente. En el interior, sin embargo, es un refugio de tranquilidad.
A pesar de que, en cierta forma, cualquiera puede apreciar el edificio, existe una belleza reservada únicamente para el ocupante. De la misma forma que al sostener una montura Takumi en la mano se aprecian la soldadura única de su puente o las perforaciones a lo largo de la parte frontal, la Casa Walker es una revelación: la de los pequeños y casi imperceptibles detalles que, con el tiempo, desvelan al artesano que hay detrás de cada pieza. Por supuesto, Wright no fue el único arquitecto que se inspiró en el arte japonés. A lo largo y ancho de los Estados Unidos, y particularmente en la Costa Oeste, se erigieron diversas estructuras para rendir homenaje al país del sol naciente, unas veces sutilmente y otras no tanto. Richard Neutra y Rudolph M. Schindler, ambos contemporáneos de Wright, incorporaron elementos,

milan boutique from outside

Wright utilizó roca autóctona de Carmel tanto en el interior como en el exterior de la casa para crear un verdadero efecto de continuidad.

japoneses a su trabajo, como una escasa decoración y la manipulación de la luz. Juntos, Wright, Neutra y Schindler lograron definir un lenguaje propio que hoy se conoce como el modernismo californiano, un movimiento que se debe en no poca medida a Japón. No podemos evitar preguntarnos por qué precisamente California es una tierra tan fértil para la filosofía del diseño japonés. Quizás es por el océano que comparten, por su accidentado litoral o los terremotos que vibran bajo su suelo. Puede que sea por la historia de aislamiento que tienen en común: Japón, un verdadero archipiélago remoto, y California, la famosa última frontera, un lugar al que la gente acudía para escapar del mal tiempo y de las sobrias tradiciones. Se puede argumentar que la lejana distancia de cualquier posible influencia les dio la libertad, tanto a Japón como a California, para cultivar nuevas y espectaculares ideas que llegarían a influirse mutuamente, así como al resto del mundo.
Naturalmente, el impacto de Japón en California se extiende más allá del ámbito de la arquitectura, abarcando también el arte, la cultura, la gastronomía y la moda. La misma fundación de Oliver Peoples está estrechamente ligada al país. Cuando sus fundadores descubrieron por primera vez las gafas japonesas a finales de los años 80, inmediatamente apreciaron su estética refinada y la destreza superior exclusiva de esta nación. Tal artesanía requería un público más amplio. La primera boutique de OP, ubicada en Sunset Strip, abrió sus puertas en 1987 con monturas producidas exclusivamente en Japón. Dos años después, el entusiasmo resultó ser mutuo; Oliver Peoples abrió su segunda tienda, una boutique en Tokio.

Oliver Peoples’ first business card

La Casa Walker es un ejercicio de moderación en el que el color se aplica cuidadosamente y con un fin determinado.

Takumi 2 en Antique Gold sobre un libro de xilografías japonesas, un guiño a la pasión del arquitecto por estos grabados.

Al igual que a Frank Lloyd Wright, a Oliver Peoples le atrae desde hace tiempo la habilidad japonesa de transformar lo sencillo en algo sublime. La osadía se esconde en los detalles más sutiles, la belleza no tiene por qué ser obvia; puede encontrarse en la pequeña curva de una filigrana o en la elegante forma de una lente. La ostentación no es sinónimo de valor, y los materiales juegan un papel inestimable en el resultado final. Para poder alcanzar la perfección, no se puede pasar por alto ni el más pequeño tornillo. Podría suponerse que Frank Lloyd Wright no sería Frank Lloyd Wright sin sus grabados japoneses, y Oliver Peoples no sería Oliver Peoples sin su exposición y acceso a la artesanía japonesa. En el contexto del extravagante paisaje que la rodea, la Casa Walker parece mostrarse respetuosa, incluso mansa. Su sencillez es evidente. Su escala es humilde. La casa no domina el paisaje, sino que existe integrada en él.
A miles de kilómetros del país donde Wright descubrió la filosofía de diseño que marcaría su trabajo, la «eliminación de lo insignificante» pervive aquí y consigue transmitir la sensación de ser al mismo tiempo totalmente californiana e inherentemente japonesa. En este trabajo de Wright, ambos valores están tan estrechamente entretejidos que a veces es difícil distinguir cuándo termina uno y comienza el otro. Una sensación similar de influencia intrínseca se desprende de la colección cápsula Takumi de Oliver Peoples. El prolongado vínculo de la marca con Japón, que perdura desde hace décadas, se hace evidente hasta en el último detalle. Los diseños soñados en los estudios de Oliver Peoples en California cobran vida en las manos de los artesanos japoneses, que crean cada montura con una perfección casi indescriptible. Igual que en la Casa Walker de Wright, la filosofía subyacente otorga el mismo valor a cada una de las piezas de las monturas Takumi. En conjunto, estos detalles sutiles pero exquisitos se compenetran para generar un carisma tranquilo, eterno como la marea y duradero como la roca.

Original film of the Oliver Peoples OP-506

El atardecer desciende con sus tonos dorados sobre la costa de California.

Texto: Jenny Bahn

Fotos: Rich Stapleton

Oliver Peoples Takumi: un homenaje al legado de la marca y la artesanía japonesa

Estilos en este artículo: